El Sida será detenido por gente como tú!

Sitio oficial de la Unidad de Vacunas del Instituto Dermatológico Dr. Huberto Bogaert, responsable en República Dominicana de los proyectos de investigación de vacunas contra el SIDA. Para comentarios escriba a: unidaddevacunas@gmail.com

sábado, 12 de mayo de 2012

Las claves del éxito de una vacuna contra el sida


En 2009, se publicaron los primeros resultados positivos de una vacuna contra el VIH. RV144 disminuyó el riesgo de infección un 31,2%, un resultado modesto pero que dio por primera vez esperanza en la búsqueda de una inmunización contra el virus del sida. Tras dos años de análisis, un grupo de investigadores publica los mecanismos inmunes que hicieron que la vacuna fuera eficaz en algunos voluntarios y que fracasara en otros.


"Estudiando a aquellos que se infectaron [con el VIH] en comparación con los que no, creemos haber encontrado claves muy importantes de cómo la vacuna RV144 podría haber funcionado", explica Barton Haynes, de la Duke University, quién lideró las investigaciones publicadas ahora en 'The New England Journal of Medicine'.


Esta comparación de las respuestas inmunes de unos y otros sacó a la luz dos parámetros relacionados con la respuesta a la vacuna. Los voluntarios con niveles elevados de IgG (un tipo de anticuerpo) específica de una región de la cubierta del virus llamada V1V2 tenían menos riesgo de contraer el virus. Por el contrario, los que tenían niveles elevados de IgA, no manifestaron ningún efecto protector tras la vacunación, y su riesgo de contagio era similar al de la población normal.


Se trata, según José Alcamí, investigador del Instituto de Salud Carlos III, de "un abordaje muy interesante y novedoso porque analiza cómo reacciona cada sujeto a la vacuna. Nos ayuda a saber más sobre los marcadores subrogados [los que indican que está funcionando la vacuna] del VIH, sobre los que todavía no sabemos mucho", añade.


Pero los trabajos liderados por Haynes, que ya fueron presentados hace meses durante una conferencia, han recibido críticas de la comunidad de especlistas en VIH, sobre todo por el dinero que han costado y por haberse hecho sobre una vacuna cuya eficacia protectora está muy lejos de ser válida. Algunos, como John Moore -respetado investigador en el campo-, han puesto en duda la utilidad de estos análisis.


"Incluso si los anticuerpos de V1V2 están realmente asociados con la no infección, correlación no es causalidad", escribía Moore hace unas semanas en 'Nature Medicine'. "Lo que se ha medido en este estudio podría ser sólo un subrogado de la verdadera respuesta protectora". Alcamí comparte esta preocupación acerca del significado real de estos marcadores: "Cabe la duda y la crítica de que sean parámetros que no son protectores 'per se'".


Mientras la búsqueda de una vacuna contra el sida continúa, estudios como éste, matices aparte, "aprovechan la oportunidad de un éxito muy limitado [el RV144] para aprender cómo deberá ser una buena vacuna contra el VIH", indica el investigador español. Los dos marcadores identificados en estos ensayos (IgG e IgA), "ayudarán a guiar las investigaciones con futuras vacunas. Ya sabemos, por ejemplo, que si un prototipo induce niveles muy altos de IgA, no interesa", concluye Alcamí.


Fuente: Cristina de Martos | Madrid. El MUNDO es.

martes, 28 de febrero de 2012

En busca de una forma sencilla para circuncidar


Un grupo de niños juega al fútbol en Malabo. | Afp

La Organización Mundial de la Salud está evaluando varios sistemas que hacen que la circuncisión sea más barata y sencilla. Dar con un método que agilice esta intervención es crucial para lograr el objetivo de circuncidar a 20 millones de varones africanos para 2015 y reducir así el riesgo de transmisión del VIH.
[foto de la noticia]
Hace unos meses, a EEUU -a través del PEPFAR (su programa de ayuda contra el sida)-, ONUSIDA y otras instituciones impulsaron unacampaña con el objetivo de circuncidar al 80% de la población masculina de 13 países africanos. La razón es que, según los cálculos,esto reduciría un 50% la transmisión del VIH.
Eso quiere decir que hay que circuncidar a 20 millones de africanos y sólo 600.000 se han sometido hasta ahora a la operación que, aunque sencilla, requiere unos 15-20 minutos de cirugía en un continente en el que los médicos escasean. Por eso, según cuenta 'The New York Times', los expertos están intentando dar con formas más baratas, rápidas y sencillas de realizar esta intervención.
Al parecer, la Fundación Bill y Melinda Gates, una de las instituciones más comprometidas con la lucha frente al VIH/sida (entre otras enfermedades), tiene dos candidatos, que ya ha remitido a la OMS para que ésta los evalúe.
Se trata de PrePex, dispositivo inventado en 2009 en Israel que tiene un funcionamiento similar al que se usa para cortar el cordón umbilical de los recién nacidos, y ShangRing, ideado en China para tratar alteraciones en las que el prepucio oprime el pene impidiendo una micción normal.
Los estudios acerca de la seguridad y la eficacia de estos dos dispositivos ya han comenzado y, en ambos casos, los resultados son positivos. La gran diferencia entre uno y otro parece ser que con PrePex sólo es necesario aplicar una crema anestésica tópica, mientras que la opción china requiere de inyección. El invento israelí ya ha recibido el visto bueno de la FDA.
Según el diario americano, el resto de opciones está fracasando en los estudios previos a su comercialización. Tara Klamp (fabricado en Malasia), no cuenta con el beneplácito de la OMS debido a los malos resultados. A pesar de eso, se utiliza en algunas provincias de Sudáfrica. Ali's Klamp, de origen turco y funcionamiento similar al anterior, se está probando en Kenya.

Fuente:ELMUNDO.es | Madrid

martes, 13 de diciembre de 2011

Circuncisión masiva en 13 países africanos


Un padre sujeta las manos de su hijo antes de la intervención.| Reuters
  • Si el 80% de los varones se circuncida se reduce un 50% la transmisión del VIH
  • Esta estrategia salva vidas y ahorra dinero a largo plazo

Una inversión de 1.500 millones de dólares (unos 1.125 millones de euros) entre 2011 y 2015 para implantar la circuncisión en 13 países del sur y el este de África parece mucho en los tiempos que corren. Pero si se tiene en cuenta que podría ahorrar a la larga hasta 16.000 millones de dólares y evitar 3,1 millones de nuevas infecciones por VIH en la próxima década, entonces la cifra ya no resulta tan desmesurada.
Son estos cálculos los que han llevado a EEUU -a través del PEPFAR (su programa de ayuda contra el sida)- y a ONUSIDA, entre otras instituciones, a embarcarse en una ambiciosa campaña de circuncisión masiva, convencidos de que esta intervención es esencial para controlar la epidemia en aquellos lugares con una alta prevalencia de sida.
La circuncisión masculina es uno de los procedimientos quirúrgicos más antiguos y varios estudios científicos han demostrado que los hombres circuncidados tienen un 57% menos posibilidades de contraer el VIH por relaciones heterosexuales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la recomienda desde 2007 como una estrategia para prevenir nuevos casos. Y ahora parece que le ha llegado definitivamente el turno de consolidarse.
El objetivo de la campaña es circuncidar para 2015 al 80% de los varones entre 15 y 49 años de Botsuana, Kenia, Lesotho, Malawi, Mozambique, Namibia, Ruanda, Sudáfrica, Suazilandia, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabue. Según varios artículos que cuentan el proyecto en la revista 'PloS Medicine', se estima que para cumlir esa meta se necesitan hacer 20,3 millones de circuncisiones en los próximos cuatro años.
Si se logra y se mantiene esa cobertura en los años posteriores -para lo que se necesitaría medio millón de dólares adicional- se podrían evitar 3,4 millones de infecciones por VIH para 2025.

El liderazgo, necesario

Pero como explica Catherine Hankins, de ONUSIDA, en uno de los artículos, ese sería el escenario perfecto. Si en lugar de al 80% de los varones se cubre al 50%, el número de infecciones evitadas desciende de los tres millones a 1,1. Y si no se saca el máximo provecho a los fondos, pronto hará falta más dinero.
Para cumplir la meta fijada se necesitan recursos humanos, económicos y, también, liderazgo. Es necesario, dicen los implicados, "movilizar a los gobiernos de esos países y hacerles comprender que promover la circuncisión es una cuestión de salud". Por cada persona seropositiva que recibe el tratamiento, se infectan dos nuevas. "La oportunidad que ofrece la circuncisión y el ahorro que supondrá a largo plazo es algo demasiado atractivo e importante como para dejarlo pasar", explican.
Los modelos matemáticos señalan que hacen falta entre cinco y 15 circuncisiones para evitar una infección por VIH. Cada vez que se impide que el virus se transmita se ahorra unos 900 dólares, sólo en el terreno del sida, porque además esta intervención quirúrgica reduce el riesgo de úlceras genitales, sífilis y cáncer de pene.
Cada año, alrededor de 2,5 millones de personas se infectan por el VIH, el virus causante del sida, una enfermedad para la que no existe cura, sino un costoso tratamiento que hay que tomar durante toda la vida. Por eso, insisten desde ONUSIDA, la prevención es la mejor estrategia

Fuente: Isabel F. Lantigua | Madrid/ El mundo es

¿Que es el virus del Sida?